In Blog de Traducción

En un mundo globalizado, es muy normal requerir de empresas de traducción en el día a día. También en las altas esferas de la sociedad y la política es necesario un servicio de traducción profesional, aunque a veces se den errores de traducción.

A menudo se trata de fallos sin importancia provocados por la enorme cantidad de palabras y discursos a traducir en eventos y conferencias. Pocos son los que detectan estos fallos y su trascendencia suele ser nula.

Sin embargo, esto no ha sido siempre así. En algunos momentos de la historia ha habido hitos marcados por malas traducciones, malentendidos y otros problemas lingüísticos. Hoy en día puedes ahorrarte estos disgustos en tu día a día con nuestro servicio Online Traductores.

La importancia de las palabras y los significados: errores de traducción

Del mismo modo que se pueden dar errores en el mismo idioma por pronunciación o escritura indebida, también ocurre esto en las traducciones.

Los jefes de estado, diplomáticos y figuras importantes de la cultura están acostumbradas a dirigirse a personas o audiencias que no hablan su misma lengua nativa. De hecho, es muy habitual encontrar traducciones profesionales al francés o al ruso, así como traducciones profesionales al italiano para que cualquier persona pueda seguir una conversación.

El lenguaje es en definitiva un código. Una serie de caracteres o sonidos significan una idea o un objeto de la vida real. Eso sí, el receptor debe descodificar correctamente el mensaje para que entienda perfectamente la idea u objeto a la que se refiere el emisor.

No obstante, hay tantas lenguas en el mundo y palabras en cada diccionario que a lo largo de la historia ha habido algunos fallos memorables.

Moisés, portando cornamenta

Hasta hace algunos siglos, Moisés era representado con unos cuernos. Estos eran a veces más grandes y otras más pequeños y discretos.

Esto fue culpa de San Jerónimo, que tradujo al latín las versiones clásicas de la Biblia en griego y hebreo. Esta biblia en latín pasó a ser la oficial de la iglesia durante más de mil años. En esta obra había un pequeño error de traducción.

La expresión kener or hace referencia en hebreo a un rostro brillante, pero el traductor confundió la palabra con el equivalente en latín de cuerno.

Errores de traducción

La visita de Jimmy Carter a Polonia

El entonces presidente de Estados Unidos viajó hasta Polonia en el año 1977 para intentar acercar posturas con el gobierno de dicho país. Para conseguir esto, contrató a un intérprete que le ayudara en sus discursos dirigidos al pueblo polaco.

No pudo ir peor aquel monólogo. Para empezar, el traductor hizo pasar un “salí de Estados Unidos esta mañana” por un “no volveré a Estados Unidos” en polaco. Esta frase ya alertó al público, que asistía confuso a este acontecimiento.

Luego hubo otras palabras que llevaron al equívoco también. Lo peor es que en estos casos se entendió un doble sentido de connotación sexual que encolerizó a algunos.

Definitivamente Jimmy Carter no consiguió hacerse entender, pero la culpa fue del traductor. Este sabía ruso pero apenas dominaba el polaco.

Las dudas de la bomba atómica

Tras la victoria aliada en Europa, las potencias estaban intentando que Japón se rindiera y acabara ya definitivamente la Segunda Guerra Mundial.

Algunas palabras muy fuertes fueron dichas por el presidente estadounidense, asegurando que si no se rendían, destruirían Japón. El primer ministro de Japón decidió convocar a la prensa y comentar las declaraciones de su homólogo americano.

La respuesta del nipón fue decir mokusatsu, una palabra que significa “sin comentarios”, pero que también puede entenderse con una connotación de desprecio. Hay quien se plantea si la respuesta de Estados Unidos con las bombas atómicas fue debido a la respuesta supuestamente insolente del primer ministro japonés o estaba planificada al margen de sus declaraciones.

Sin duda, ha habido algunos errores de traducción importantes en la historia que se podrían haber evitado con un buen servicio de traducción como el que ofrecemos en Online Traductores.

Traductor Ismael Enrique Arciniegas