In Blog de Traducción

La traducción que se lleva a cabo en programas de televisión es aquella que se conoce como traducción audiovisual o multimedia. Se trata de un área especializada que se encarga de la transferencia de un texto multimodal a otro idioma o cultura.

Este tipo de traducción se aplica también a otros campos como el cine, el marketing y publicidad, el teatro o la comunicación a través de dispositivos móviles. Un modelo limitado y directamente influenciado por los elementos y factores que caracterizan a este formato específico. Entre ellos, por ejemplo, el ritmo y el guion, el sonido o los recursos gráficos digitales.

Así, existen numerosos tipos de traducción multimedia: doblaje, subtitulación y doblaje, voz en off, interpretación, sobretitulación, adaptación, doblaje parcial, narración, subtitulación en tiempo real, traducción e interpretación simultánea, audiodescripción, versiones dobles, nuevas versiones, etcétera.

Traducciones para televisión

La aplicación de la traducción en la pequeña pantalla

De este modo, el trabajo del traductor está fuertemente condicionado por las particularidades del proyecto audiovisual al que se enfrente. Su principal objetivo será adaptar los contenidos al espacio y tiempo para que sean interpretados o subtitulados sin que se vea alterada la obra original.

Existen muchos medios de comunicación pero, en el caso de los programas de televisión, los principales tipos de traducción audiovisual que se utilizan más frecuentemente son el servicio de subtitulado, muy habitual en informativos y documentales; el doblaje, especialmente en realities, testimonios y documentales; y la audiodescripción, enfocada a que las personas con dificultades visuales puedan disfrutar de estos contenidos en cualquier idioma.

Cada tipo de programa y contenido requiere de un sistema de traducción de distinto que se adecue a las necesidades especificas de su contenido. Como agencia de traducción online, somos expertos en dar solución a cada uno de esos problemas.

Retos y dificultades

La tarea del traductor profesional es de gran exigencia y requiere un alto grado de especialización. No solamente ha de adaptar el idioma del país de origen al de destino teniendo en cuenta las imágenes del producto audiovisual, sino que también ha de contemplar las expresiones coloquiales y localismos.

Algunas de las dificultades y retos con los que se encontrará a lo largo del proceso son:

  • Lograr que coincida la duración del diálogo de los protagonistas en el idioma de origen y sus movimientos de la boca con las frases traducidas y la sincronía de la imagen. A veces será necesario ampliar o reducir el contenido del texto.
  • Ajustar debidamente la traducción de jergas, juegos de palabras, dobles sentidos, lenguaje espontáneo… Para conseguirlo, el traductor ha de contar con una alta dosis de creatividad. Es especialmente complicado en el caso de los programas y concursos de televisión en el que la jerga de cada participante puede ser completamente diferente a la del resto.
  • Interpretar adecuadamente el lenguaje no verbal. Determinados gestos que tienen un significado específico en determinado idioma no significan nada en otro, o significan otra cosa. Este aspecto cobra una gran importancia en la traducción.

traducción en programas de televisión

Las ventajas de la traducción audiovisual en programas de televisión

La traducción audiovisual o multimedia es una especialidad cuyo origen es relativamente reciente. Sin embargo, ha supuesto un enorme avance en el terreno de la comunicación a nivel más general. La traducción de programas de televisión no solamente permite llevar estos contenidos a un mayor número de personas. También ayuda a hacerlos rentables en un mercado global.

Además, brinda una interesante alternativa de aprendizaje para quienes deseen adquirir conocimientos de un idioma de manera autodidacta. Esto facilita la identificación de versiones equivalentes en la lengua de origen y la de destino. Supone una herramienta enormemente útil.

La fidelidad máxima al texto original, la naturalidad de los diálogos traducidos, la correcta adaptación al formato televisivo y la facilidad de consumo de dichos textos. Estos son los aspectos principales que han de considerar quienes aborden este tipo de proyectos.

En definitiva, los traductores de programas de televisión han de manejar numerosas variables que influirán determinantemente en el resultado final. Su labor es esencial para sacar adelante y revalorizar estos contenidos. Por ello, se hace necesario que estos profesionales sean titulados, a poder ser nativos, y además cuenten con conocimientos de la cultura de los países del idioma de origen y destino y experiencia en este sector específico.

10 títulos de pelis mal traducidastraducción en el mundo de la cosmética
Abrir chat