In Blog de Traducción

Como empresa de traducción nos interesa conocer las diferentes biografías de destacados profesionales del sector, más cuando se tratan de escritores ilustres como el de Jorge Luis Borges. Conozcamos su historia como traductor.

¿Quién fue Jorge Luis Borges?

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo llegó al mundo en Argentina casi al terminar el siglo XIX, el 24 de agosto del año 1899, y su vida terminó el 14 de junio de 1986. Ha pasado a la historia como un gran escritor. Sin duda uno de los grandes novelistas hispanoamericanos de la historia de la literatura gracias a obras como Ficciones o El Aleph. Pero también desarrolló otras facetas profesionales, como profesor, bibliotecario, editor, crítico y también como traductor. Quizás esta última no sea una faceta demasiado conocida, pero debes saber que fue el primer campo profesional en el que Jorge Luis Borges desarrolló su carrera.

¿Por qué pudo trabajar como  redactor Jorge Luis Borges?

Jorge Luis Borges fue un prolífico autor, que consiguió que su propia obra fuese traducida a más de 25 idiomas. Además de escribir en solitario, también lo hizo con grandes autores como Adolfo Bioy Casares o Ernesto Sábato.

¿Qué llevó a Borges a trabajar como traductor?

Hay que tener en cuenta que la abuela materna del autor era de origen británico y eso llevó a que el escritor recibiese una educación totalmente bilingüe, tanto en español como en inglés. Así pudo comunicarse en los dos idiomas, pero también consumir literatura en esas dos lenguas.

Además, con el tiempo vivió en Suiza, donde pudo aprender francés y alemán.

¿Cuándo empezó a trabajar Borges como traductor?

Lo cierto es que pocos pueden presumir de haberlo hecho a una edad tan temprana como el argentino, ya que con tan solo 9 años realizó la traducción al castellano de El príncipe feliz de Óscar Wilde. Esta traducción fue publicada tiempo después en un periódico de Buenos Aires.

¿A qué autores llegó a traducir Borges?

Citar todos los autores que tradujo Borges sería complicado, ya que fueron muchos. Aún así, de todos ellos destacaremos los siguientes: Franz Kafka, William Faulkner, Virginia Woolf, Edgar Allan Poe, James Joyce, Herman Hesse o Rudyard Kipling.

En ocasiones fueron obras completas, pero en otras solo fragmentos. Su trabajo como redactor despertó una cierta polémica. La razón es que estaba plenamente convencido de que la traducción en ocasiones podía superar al original. En su opinión también era posible que el traductor añadiera fragmentos de su propia cosecha a la obra al hacer su trabajo, si así mejoraba el resultado. Estas prácticas fueron muy controvertidas y rechazadas por otros traductores.

¿Qué puede aprender una empresa de traducción de Jorge Luis Borges?

Son muchas las cosas que puede aprender una empresa de traducción del autor argentino. Una de ellas es que Borges llegó a crear su propio método a la hora de traducir. Estos serían sus pilares:

  1. Quitar los elementos que son redundantes, innecesarios o que no son consistentes.
  2. Eliminar todas las distracciones textuales.
  3. Cambiar algunos matices.
  4. Escribir el texto desde otro punto de vista.
  5. Colocar de vez en cuando un texto traducido literalmente en una de sus propias obras.

Por supuesto, la actitud de Jorge Luis Borges en la traducción de textos literarios cosechó tanto alabanzas como críticas, como ya hemos comentado. No todos estaban de acuerdo con su manera de interpretar el trabajo y con el hecho de que transformase en parte el texto que traducía. Es lógico, puesto que el oficio de traductor siempre se ha ligado a la exactitud.

Pero con todo, la labor de Borges como traductor fue extraordinaria. Y aunque su obra literaria ha trascendido por encima de otras de sus facetas, es interesante saber que su papel como traductor fue también de relevancia.

Traducir redes sociales | Online Traductorestraducción videoconferencias
Abrir chat