In Blog de Traducción

subtitulación para personas con déficit auditivo

La sordera es un problema que afecta al 2,3 % de la población española, según un estudio del Instituto Nacional de Estadística que revela que alrededor de 1.064.000 personas padecen algún tipo de déficit auditivo. Esta cifra es muy cuestionada por algunas organizaciones de peso como AG Bell International, donde entienden que podría ampliarse hasta los siete millones si se aplicaran los datos de prevalencia de los países del entorno. En este contexto, la subtitulación para sordos y personas con problemas de audición (SDH) se convierte en un proceso importante que garantiza la accesibilidad y la igualdad de oportunidades.

Principales características de la subtitulación para personas con déficit auditivo

El objetivo primordial que se persigue es eliminar las barreras con las que se encuentra la comunidad sorda al consumir diferentes productos audiovisuales. Para ello se siguen las pautas establecidas en la norma UNE 153010. Esta modalidad de trasvase se caracteriza principalmente porque, además de recoger la información textual de los diálogos, debe describir otros elementos como la música o los efectos sonoros utilizados, la literalidad, cuestiones temporales y espaciales, los personajes participantes, el tono de voz empleado, etcétera.

Desde el punto de vista lingüístico, hay tres tipos de subtítulos para sordos. Por un lado, los intralingüísticos, que son aquellos en los que solamente se cambia de código (de sonido a imagen) pero se mantiene la misma lengua. Por otro, los interlingüísticos, en los que también se refleja un cambio de lengua. Y por último, los bilingües, que se utilizan en lugares en los que se hablan dos idiomas oficiales.

Teniendo en cuenta el tiempo disponible para su preparación y su momento de inserción, estos subtítulos pueden clasificarse también como tradicionales o en directo. Y desde la perspectiva técnica están los abiertos (grabados e incrustados en la imagen) y los cerrados, en los que el espectador tiene la posibilidad de activarlos o no. Los más comunes son los intralingüisticos y cerrados. Todo forma parte de los servicios de locución y subtitulado.

Subtitulación para sordos

El papel de los traductores en el proceso de subtitulación para sordos

A menudo, se comete el error de no considerar como una modalidad de traducción a la subtitulación para sordos. Sobre todo a la intralingüística, debido a que no se da un cambio de idioma. Sin embargo, el papel de los traductores profesionales en este proceso resulta fundamental en todos los casos. Su trabajo sirve para ayudar a las personas con dificultades auditivas a entender el contexto y mejorar la comprensión de los productos audiovisuales a los que tienen acceso.

De hecho, es una tarea más compleja de lo que parece, ya que no consiste simplemente en transcribir voces para pasar un audio a texto. En la actualidad, estos subtítulos no solamente están preparados para la televisión, el cine o el formato DVD, sino que también se están empezando a utilizar en otros productos como los videojuegos o las páginas web, así como en obras de teatro o conferencias. De hecho, existen agencias de traducción de videojuegos especializadas en esta modalidad.

Del traductor que vuelque su esfuerzo en realizar una traducción audiovisual accesible dependerá el grado de satisfacción de los usuarios con dichos productos y, como consecuencia añadida, el éxito de audiencia de los mismos. Estos profesionales cuentan con las herramientas y el conocimiento necesarios para garantizar un resultado lo más ajustado posible a las necesidades de este colectivo.

Más particularidades

Es conveniente saber, en este sentido, que durante el proceso hay que tener en cuenta detalles como, por ejemplo, que el tamaño de la letra sea más grande que el de los subtítulos convencionales, que estos sean más cortos para facilitar su lectura al mismo tiempo que se sigue el hilo de los acontecimientos o que los colores empleados ayuden al espectador a distinguir qué personaje está interviniendo.

En definitiva, la subtitulación para personas con déficit auditivo es fundamental para la integración de estas personas y es una tarea que deben llevar a cabo traductores con experiencia.

traductor en los medios de comunicacióntraductores para despachos de abogados