En el mercado inmobiliario, la claridad en los contratos es crucial para evitar situaciones que, en el futuro, cuesten dinero y tiempo a ambas partes. Esta situación es especialmente importante cuando se realizan acuerdos con extranjeros, habida cuenta de que el idioma puede ser una barrera, no solo en la comprensión oral sino, sobre todo, en los acuerdos por escrito. En el artículo se explica el servicio que ofrece una agencia de traducción para documentos de operaciones inmobiliarias. El vendedor y el comprador están interesados en contar con traducciones, aunque en ocasiones, por razones distintas. Hablamos de traducciones para inmobiliarias profesionales.

Las traducciones para inmobiliarias con finalidad publicitaria

Hay varias razones por las que las traducciones para inmobiliarias son importantes, y una de ellas es la promoción del negocio. En este caso, y desde un punto de vista comercial, traducir un documento puede servir para hacer publicidad de la empresa.

Por este motivo, varias empresas, en especial en zonas donde hay un alto porcentaje de clientes extranjeros, como la Costa del Sol, la costa de Alicante o la Costa Brava. En estos lugares, muchas agencias inmobiliarias apuestan por traducir los folletos publicitarios, carteles y rótulos para captar clientes.

​En muchos casos, el potencial cliente no domina el español, y le va a prestar más atención en un folleto escrito en su idioma nativo que no le obligue a interpretar lo que se dice. Además, comprobar que la empresa se preocupa por hacerse entender genera confianza y contribuye a crear vínculos comerciales.

Ahora bien, es fundamental que la publicidad esté bien redactada y sin fallos de sintaxis, de ahí que el concurso de traductores profesionales nativos garantice un trabajo bien hecho. Si la empresa de traducción realiza mal su trabajo, todo el esfuerzo realizado se puede venir abajo porque una mala traducción repercute negativamente en la imagen de la empresa.

traducciones para inmobiliarias

Aspectos legales de la traducción inmobiliaria

Ahora bien, de la misma forma que es importante la publicidad para la captación de compradores o vendedores, también lo es la garantía legal que solo una empresa de traducción que trabaje con traductores profesionales jurados homologados por el Ministerio de Asuntos Exteriores puede proporcionar.

Asegurar la validez de un documento ante terceros países es, sobre todo, importante para el comprador que tendrá que realizar trámites en su país de origen si no reside habitualmente donde ha adquirido la propiedad.

La traducción jurada es un documento convalidado por un profesional que tiene validez ante tribunales de justicia y la Administración. Consiste en la traducción de un documento oficial, elemento necesario para todo tipo de trámites y reclamaciones.

Un ejemplo común de estos casos es el de los contratos de compraventa o arrendamiento de un inmueble por parte de un extranjero. El documento se va a redactar en el idioma oficial donde se radica la propiedad, pero una traducción jurada permite que el propietario lo pueda tener traducido y utilizarlo ante la Administración de su país de origen con plena validez.

Una agencia de traducción especializada en traducciones juradas facilita el documento con la correspondiente identificación del profesional y debidamente sellado. De esta forma, y en pocos días, el propietario cuenta con un documento que tiene la misma validez legal que el contrato original de compra, venta o arrendamiento.

​Conclusión

En los últimos años, la mundialización de la economía ha hecho que las transacciones de inmuebles por parte de no residentes se multipliquen, de ahí que la necesidad de llegar a determinado tipo de público sea importante para las empresas. De la misma forma, el comprador necesita entender la publicidad y tener garantías legales.

Por lo tanto, las traducciones para inmobiliarias son un servicio que va a seguir creciendo los próximos años.