In Blog de Traducción

Un error de traducción publicitaria puede desencadenar dos posibles consecuencias: que resulte gracioso para el público y se viralice la campaña o que no se entienda y no cause el efecto esperado. Poniéndonos en lo peor, podría provocar las críticas hacia la empresa dueña del producto publicitado. Para no asumir riesgos, el papel de una empresa de traducción con traductores nativos es fundamental. Los traductores nativos de una agencia de traducción se encargan personalmente de crear el humor con las expresiones del mercado al que se dirige la campaña, sin que este sea fruto de la casualidad por una interpretación errónea.

Una empresa a veces puede cometer errores

Estos son algunos errores de traducción que se han cometido en la publicidad para grandes marcas. Nadie se encargó de revisar y corregir los siguientes eslóganes:

KFC

Esta popular cadena de comida rápida estadounidense irrumpió en el mercado chino con el eslogan Finger lickin’ good (expresión en inglés que significa «Para chuparse los dedos»). El eslogan tuvo una traducción al chino, pero no se tuvo en cuenta el aspecto cultural: es una expresión occidental que en China no se utiliza. Los chinos la interpretaron como «comerse los dedos».

Este error le costó a KFC varios miles de dolares, puesto que tuvo que retirar la campaña, modificarla y volverla a publicar mientras sus establecimientos ya estaban abiertos al publico en toda China.

FORD

El gigante americano de los coches también cometió un grave error de traducción al crear un anuncio destinado a Bélgica. Su empresa de traducción quiso utilizar una frase que resaltara los puntos fuertes de los vehículos: «Cada coche tiene una carrocería de gran calidad». Por desgracia, debido a un error en la traducción, la expresión quedó como «Cada coche tiene un cadáver de alta calidad».

Este error costo a Ford una crisis de imagen de marca en Bélgica muy importante. El error coincidió con un momento en el que los accidentes de tráfico estaban dejando un gran número de fallecidos en la carretera, y este eslogan no ayudo a calmar los ánimos.

HONDA

Siguiendo con los errores en la industria automovilística, este lo protagonizó Honda en el año 2001 cuando lanzó en los países nórdicos su nuevo coche al que llamó Fitta. No tuvo en cuenta que en la antigua jerga sueca, danesa y noruega, esa palabra hace referencia al aparato genital femenino. Error que se agravó con el eslogan que utilizaron para acompañar la marca: «Fitta, grande por dentro y pequeño por fuera». Cambiaron el nombre del coche por Honda Jazz.

PEPSI

La marca de bebida reconocida a nivel mundial cometió el error de anunciarse en Taiwan bajo el eslogan publicitario «Revive con la generación Pepsi». La palabra «revive» sonó literal para los lugareños, quienes interpretaron que Pepsi devolvía la vida a los muertos.

Obviamente, mucha gente se llevo una decepción al comprobar que realmente sólo era una bebida refrescante sin poderes mágicos.

COCA COLA

De nuevo en China tuvo lugar otro gran error de traducción protagonizado por la archiconocida Coca Cola. Sus encargados de marketing no dudaron en lanzar su campaña con la expresión «Ke-cou-Ke-la», que para los chinos significa «yegua rellena de cera». Para cuando se dieron cuenta ya se habían hecho miles de carteles con ese sinsentido impreso. Por suerte, su agencia de traducción online estuvo atenta y sustituyó esa frase por «felicidad en tu boca».

ELECTROLUX

Increíble este error de la compañía escandinava de aspiradoras cuando quiso entrar al mercado estadounidense. Nothing sucks like an Elextrolux («Nada aspira como una Electrolux») fue el reclamo que utilizó para expresar que su máquina aspiraba el polvo como ninguna otra. La compañía no tuvo en cuenta que en esa expresión inglesa la palabra sucks tiene una connotación negativa; viniendo a significar algo como «Nada peor que una Electrolux». Cuando una empresa de traducción comete este tipo de error, la compañía puede olvidarse de vender en el país.

KINKI

Esta es una de las agencias turísticas más populares de Japón, la cual tuvo que cambiar su nombre de marca cuando se introdujo en Estados Unidos. ¿La razón? En inglés estadounidense, kinki significa «pervertido».

MANGO

La marca de moda española empezó a comercializar en Francia sus pulseras de estilo esclava. Su traducción al francés se interpretó como «pulseras de esclavos». Por supuesto, nadie quería llevar una pulsera para esclavos visible en su muñeca.

Solución: una agencia de traducción con traductores nativos

Una empresa traducción a otros idiomas con traductores nativos en cada uno de ellos evitará que se produzcan errores publicitarios como estos.

En Online Traductores contamos con un amplio abanico de servicios de traducción para empresa que necesiten llegar a clientes de otros países o mercados. Si necesita solicitar presupuesto a una empresa de traducción, puede hacerlo sin compromiso.

Le atenderemos y ayudaremos encantados.

traducciones onlineServicios de traducción online
Abrir chat